Reglas de Poker

El apasionante mundo del póker es conocido por todos. Quien más y quien menos ha escuchado hablar alguna vez acerca de este apasionante juego de cartas.

Algo que le caracteriza es la simplicidad tanto de sus reglas como de su de mecánica de juego. Las personas que se sientan a los laterales del crupier, la persona encargada de repartir las cartas y decidir cual jugador gana la ronda, deberán realizar una serie de apuestas mínimas obligatorias, llamadas ‘ciegas’.

Tras esto, se reparten dos cartas boca abajo a cada uno de las personas sentadas en la mesa. Una vez que cada uno sabe cuales son sus cartas, en sentido de las agujas del reloj se disponen a apostar. Tienen la opción de igualar la anterior oferta, subirla o directamente retirarse. Quien quiera permanecer en la mesa, debe igualar la oferta más alta realizada. Este sistema de apuestas es el mismo para cada una de las rondas.

Después el crupier coloca tres cartas a la vista de todos en la mesa. Con las reglas anteriormente descritas, los jugadores se disponen a apostar por segunda vez. Avanza el juego, y el crupier deberá poner dos cartas boca arriba en la mesa para todos, y entre carta y carta los jugadores deberán apostar, vigilando en todo momento el dinero del que disponen. Una vez acabada las cinco rondas, se procede a comprobar quien gana todo el dinero reunido en las apuestas.

El ganador será aquella persona que mezclando sus dos cartas privadas con las cinco de la mesa, consiga la combinación de cinco cartas más alta. Para averiguar quien posee la mejor mano, hay que tener en cuenta la clasificación de manos la cual va desde ‘’la carta más alta’’ hasta la ‘’escalera de color’’.

Solo tendrán derecho a optar por el dinero aquellos jugadores que no se hayan retirado en algún momento de la partida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *